Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.

MONS. ANYOLO: «EN EUROPA LA IGLESIA ESTÁ EN GRAVE DECLIVE»

Según el arzobispo de Nairobi, Mons. Anyolo, el consumismo, el individualismo y el secularismo son los culpables de la disminución del número de asistentes a la Iglesia. El prelado keniata advierte que los africanos deberían estar vigilantes «para que no nos ataque una tragedia similar».

El Arzobispo de la Arquidiócesis de Nairobi, Kenia, ha expresado su preocupación por lo que ha descrito como un declive global del espíritu misionero, y ha pedido al pueblo de Dios en África que reflexione sobre cómo la Iglesia africana puede ayudar en la labor misionera en todo el mundo.

En su discurso de bienvenida al Simposio Teológico que se está celebrando en el Tangaza University College (TUC) de Kenia, el arzobispo Philip Anyolo señaló que la Iglesia en Europa ha sido la más afectada por la crisis.

«El impulso misionero está en declive en muchas partes del mundo. La fe cristiana está en declive allí donde solía dominar. En Europa, que una vez fue el epicentro de los esfuerzos misioneros católicos, la Iglesia está en grave declive», dijo el Arzobispo el jueves 22 de febrero, tal como relata Magdalene Kahiu para ACIAfrica.

Organizado por el Departamento de Teología Dogmática de la Facultad de Teología (SOT) de la TUC, el simposio lleva por título «Haced discípulos de todas las naciones: El mandato misionero de Cristo… en el contexto religioso, cultural y social de África hoy».

Según el arzobispo Anyolo, el consumismo, el individualismo, el secularismo y los medios de comunicación son los culpables de la disminución del número de asistentes a la Iglesia.

«Los medios de comunicación seculares bombardean a la gente con mensajes seculares que son críticos con el cristianismo: la felicidad viene del sexo, la felicidad viene del dinero y la felicidad se realiza en el poder. La vida es demasiado ajetreada para tener tiempo para la religión», dijo y añadió: «África también se ve afectada negativamente por las diferentes culturas, los medios de comunicación seculares y la visión democrática globalizada del mundo.»

El arzobispo keniano dijo que, ante los desafíos a la fe cristiana, el pueblo de Dios en África debería reflexionar sobre «las principales razones del declive del ímpetu misionero en la Iglesia en muchas partes del mundo».

Añadió que los africanos deberían estar vigilantes «para que no nos ataque una tragedia similar».

El arzobispo Anyolo dijo además que el pueblo de Dios en África debería preguntarse cómo puede ayudar en los esfuerzos misioneros de la Iglesia mundial.

Haciendo referencia al Papa Benedicto XVI en la Exhortación Apostólica Africae Munus, dijo: «Un tesoro precioso se encuentra en el alma de África, donde percibo un ‘pulmón’ espiritual para una humanidad que parece estar en crisis de fe y esperanza1 a causa de la extraordinaria riqueza humana y espiritual de sus hijos, sus culturas abigarradas, su suelo y sus sustancias.»

«¿Se ha enfriado con el tiempo mi amor por Cristo y el mandato misionero o sigue mirando al rostro de Jesucristo?», dijo en las dos jornadas que contaron con el Cardenal Robert Sarah, Prefecto emérito de la Congregación del Culto Divino y la Disciplina de los Sacramentos, como ponente principal.

Otros oradores del evento fueron el arzobispo Maurice Muhatia Makumba, de la archidiócesis keniana de Kisumu, que también es vicepresidente de la Conferencia Episcopal de Kenia (KCCB), el arzobispo Bert van Megen, nuncio apostólico en Kenia y Sudán del Sur, entre otros.

En sus declaraciones, el Nuncio dijo que la edad, el liberalismo y el individualismo influyen en la asistencia a la Iglesia.

«El individualismo básicamente enseña que cualquier cosa que me gustaría hacer, trato de conseguir mi propia libertad absoluta. Nadie más tiene que decir nada al respecto. Si crecemos con ese tipo de filosofía, por supuesto, la Iglesia no tiene nada que decir, porque la Iglesia, en su propia identidad, tiene autoridad moral», dijo.

El Arzobispo van Megen dijo: «Mucha gente en Europa rechaza la idea de Dios porque Dios en muchos sentidos es sentido como una amenaza a su libertad».

Reflexionando sobre cómo afecta la edad al cristianismo, el diplomático vaticano de origen holandés dijo: «De todos los niños que nacen en Holanda, sólo el 20% son bautizados. Eso significa que la inmensa mayoría de la población que sube ahora es atea o no se bautiza y no tiene ninguna relación con la Iglesia católica ni con otras iglesias en general. Ese es el futuro de Europa».

AcaPrensa / AciAfrica / InfoCatólica

Compartir este artículo ...

Noticias relacionadas