Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.

LA REVISTA MISIÓN LLEGA A 52000 HOGARES, 1500 PARROQUIAS Y TODOS LOS OBISPOS

Isabel Molina Estrada es una esclava al servicio de Nuestro Señor y de su Santísima Madre. Periodista de profesión, y periodista católica por convicción y vocación. Creció en el seno de una familia católica de editores, artistas y escritores. Anteriormente dirigió una revista que se llamaba Ser Familia (en Colombia), y editó otras publicaciones como la revista Bienestar (en Colombia) y la revista Swedish Bulletin (en Estocolmo, Suecia). Su gran pasión es ayudar a las personas a descubrir los grandes temas que los pueden hacer auténticamente felices, que no son otros que aquellos que responden al plan perfecto que Dios tiene para ellos. Nació y creció en Colombia, y luego la vida le ha llevado por varios lugares del mundo (EE. UU., Suecia, Sudáfrica), hasta que aterrizó aquí en España. Su marido es ghanés y tienen tres hijos preadolescentes. Su principal misión: llevar a sus hijos al Cielo y con ellos a muchas, muchas almas.

¿Cuál es el origen de la revista Misión?

Nace hace 15 años como una gran locura de fe. Pensamos: ¡hagamos una revista de suscripción gratuita que llegue gratis al buzón de todos los hogares católicos de España! Aquel era un momento crítico porque se veía ya claramente que los católicos necesitábamos tener a mano argumentos sólidos para defender la vida (se hablaba de la reforma de la Ley del Aborto y comenzaba ya a hablarse de la Ley de la Eutanasia) y para custodiar la integridad de nuestros hijos frente al ataque de la ideología de género y de la cultura laicista.

¿Con qué objetivo específico nació esta publicación de papel?

Con el objetivo de volver a encender el fuego de la fe en España y en el mundo, y de que los católicos se vieran fortalecidos con testimonios inspiradores, argumentos sólidos y consejos prácticos y sencillos para lograr encarnar su fe y comunicarla a otras familias. Veíamos claramente que teníamos que hacer todo esto a través de una revista en papel, porque el contenido audiovisual y digital se difunde muchísimo, pero no tiene una repercusión a largo plazo. En cambio, lo que se lee en papel se comprende mejor, se recuerda más y se comparte más. Sabemos que nuestra fe católica es el único “antídoto” capaz de darle la vuelta a la propuesta anticristiana del mundo de nuestro tiempo.

¿Pero entonces qué es exactamente Misión? ¿Se podría resumir diciendo que es una revista sobre temas de actualidad desde la óptica católica?

¡Tal cual! Misión es una revista que te da esos destellos de sabiduría cristiana para abordar todas las situaciones de tu vida: tu matrimonio, tu trabajo, la relación con tus amigos, la educación de tus hijos… Sabemos que nuestro mundo está oscurecido por las mentiras del Enemigo y que la familia es la institución más atacada de nuestro tiempo, y eso en vez de acobardarnos, tiene que llevarnos a dar un paso al frente. En Misión le damos a nuestros lectores esa confianza de saber  que este es el tiempo en el que les ha tocado vivir, que aquí los necesita Nuestro Señor Jesucristo como sus paladines y para poner el germen de la verdad con alegría y con convicción. Queremos que nuestros lectores se fortalezcan y sean ese reducto de fe que permitirá custodiar la verdad, el bien y la belleza, a pesar de todos los ataques, vengan de donde vengan.

¿Quién está detrás de la revista Misión?

El Movimiento Regnum Christi, los Legionarios de Cristo y la Universidad Francisco de Vitoria son las bases sobre la que se asienta este proyecto. Desde ahí nace esta revista para todos los católicos. Tenemos suscriptores de muy diversas realidades eclesiales que nos leen con cuidado y en profundidad, recomiendan la revista a sus amigos, la aprovechan en sus grupos de matrimonios o para dar catequesis… Nos han contado de colegios católicos muy variados donde empapelan las carteleras con nuestras páginas, sabemos de sacerdotes que utilizan nuestros artículos para preparar sus homilías. Somos una revista al servicio de Nuestra Santa Madre Iglesia.

¿Qué tipo de contenidos concretos ofrecen?

Abordamos muchísimos temas de fe, pero también todo tipo de temas que le preocupan a las familias católicas. Cada revista tiene un tema de portada, por ejemplo: cómo afrontar los desafíos de la inteligencia artificial, cómo restaurar la inocencia perdida en nuestro tiempo, cómo reaccionar ante quienes intentan adoctrinar a nuestros hijos, por qué dar un paso al frente en nuestro entorno para iluminarlo con nuestra fe o por qué es urgente “desempantallar” a nuestra familia (menos móviles, más lectura, más contacto con la realidad). Pero la revista no es un monográfico, además del tema de portada, hablamos de los más variados temas de actualidad, familia, cultura, educación y salud, y presentamos muchísimas entrevistas y testimonios de fe encarnada y vivida. La clave es que todos estos temas los abordamos siempre desde la mirada católica de la realidad.

¿Por qué la ofrecen de manera gratuita y cómo se sostiene?

Para que nadie deje de disfrutarla por motivos económicos. Cubrimos los costes con publicidad y, sobre todo, con donativos. A los lectores que quieran y puedan les pedimos un donativo voluntario. A su vez, como Misión no tiene ánimo de lucro, es decir, no hemos ganado dinero con esta revista nunca ni pretendemos ganar dinero en el futuro, todo lo que recaudamos lo empleamos en cubrir nuestros costes de producción y el envío de la revista a nuestros suscriptores.

¿Por qué es en papel y a cuántas personas llega?

Desde el comienzo vimos que la revista tenía que ser en papel para que las semillas de verdad, bondad y belleza pudieran ir creciendo poco a poco en las familias. Por otra parte, la gente disfruta mucho más leyendo en papel este tipo de contenido y, además, cada revista que llega a las casas la leen varios miembros de la familia, desde los hijos adolescentes hasta los abuelos. Actualmente estamos llegando a 52 mil hogares. También enviamos la revista a todos los obispos de España, a más de 1.500 parroquias, a más de 1.000 colegios católicos, a más de 700 conventos. Como he dicho ya, todas las personas que se suscriban (https://www.revistamision.com/suscripciones/) pueden recibir nuestra publicación gratuitamente cada tres meses en su buzón.

Es una Revista bien elaborada y de valioso contenido, por lo tanto más que tirarla después de leer habría que guardarla…

Así es. De hecho, sabemos que muchos lectores la coleccionan y al cabo de los años la consultan. Esto nos llevó a comenzar a publicar también unas guías temáticas, gratuitas, en donde vamos haciendo una recolección de artículos por temas, como por ejemplo nuestra guía afectivo-sexual (https://www.revistamision.com/guia-afectivo-sexual/) o la guía para hacer de la lectura el mejor plan en familia (https://www.revistamision.com/guia-lectura/). ¡Y las que vendrán!

¿Cuál es el balance que hace de estos 15 años de revista?

Misión ha sido siempre y es un auténtico milagro. Llevamos ya 71 ediciones publicadas y enviadas en papel a miles y miles de hogares en toda España, con más de 2.500 artículos, entrevistas y reportajes en los que presentamos la mirada católica sobre los asuntos complejos con los que se enfrentan los católicos a diario. Pero sabemos que aún hay muchos católicos en España que disfrutarían recibiendo nuestros contenidos y queremos llegar a todos ellos. Por eso, a quienes no nos conocen, los animo a que se suscriban. Y a quienes les gusta la revista, que la den a conocer a otros.

¿Y que valoración personal hace de estos años?

Para mí Misión ha sido una gran bendición. Es una alegría enorme poder servir de copiloto a Nuestro Señor Jesucristo en este proyecto, porque Él es quien capitanea esta nave. Su mano Providente se ve de muchísimas maneras en el día a día de esta revista, como cuando nos hemos quedado sin fondos para emprender el siguiente número y de repente nos llega la ayuda que necesitábamos. Por otra parte, Misión ha sido un camino que las propias personas que hacemos la revista hemos ido recorriendo. Por eso no es extraño que nuestros lectores nos comenten a menudo: ¡cada vez me gusta más la revista! A medida que vamos trabajando temas, nosotros mismos nos vamos afianzando en nuestra fe, logramos profundizar en la riqueza de la propuesta católica para iluminar todos los aspectos de nuestra vida y vamos viendo con mayor claridad los temas que necesitan las familias. Este trabajo es apasionante y me da la tranquilidad de que un día, cuando me presente ante Nuestro Señor, podré decirle: aquí te traigo a la gran familia Misión. Y aguarda, Señor, ¡porque todavía vienen muchos más en camino!

¿Podría contar algún caso de familias agradecidas con el contenido?

Hay muchos, muchísimos. No deja de sorprenderme escuchar una y otra vez que las familias esperan con inmensa ilusión la llegada de la revista a su buzón. Recuerdo una lectora que nos decía que cuando recibía la revista le embargaba una emoción que la trasladaba a los regalos que recibía en su infancia: “Misión es el gran regalo que recibo cada trimestre”, nos decía. Tenemos el testimonio de religiosas que nos escriben desde sus conventos o de presos que nos mandan cartas desde su celda. Un preso nos contaba que un compañero suyo le había dejado la revista y nos pedía que por favor no dejáramos de enviársela porque con lo que leía se sentía “bajo la tierna mirada de Dios”.

¿Algún caso más que le haya dejado resonancia?

Sí, hay casos, por ejemplo, en los que vemos que a las familias les llegan ciertos temas en el momento preciso. Me estoy acordando ahora de una suscriptora que tenía una discusión con su hija adolescente porque no le querían dar el móvil, y coincidió con la edición en la que hablábamos de retrasar la edad para dar el móvil. La niña de 13 años lloraba porque pensaba que sus padres no sabían lo que hacían. Esa edición le dio a esos padres los argumentos que necesitaban para que la relación con su hija no se tensara y para lograr retrasar el móvil. Y esto mismo ha ocurrido con temas tan variados como una familia que se reconcilia tras una infidelidad o personas que habían perdido la fe y nos han contado que vuelven a acercarse a Dios.

Háblenos de la newsletter y del canal de YouTube…

Desde hace dos años hemos comenzado a desgranar semanalmente nuestros artículos en un newsletter semanal que enviamos a los suscriptores que reciben la revista en papel y también a muchos suscriptores fuera de España. Y, además, tenemos un canal de YouTube:

(https://www.youtube.com/channel/UC5NG6vQpJn48GgJ6W7eUPFg) en el que subimos vídeos sobre los temas de la revista, y un canal de WhatsApp:

(https://www.whatsapp.com/channel/0029VaEDVXU8F2pBLlLcEl1Q) .

¿Cómo pueden las personas recibir la revista Misión?

Basta con pedirnos la revista al e-mail suscripciones@revistamision.com o entrar en la web https://www.revistamision.com/suscripciones/ y suscribirse, o llamar a nuestra línea gratuita 900313434.

Y por último, ¿podría dar un mensaje final para que se animen a solicitar la revista, de forma gratuita?

Quiero que las familias católicas sepan que no están solas en la lucha por custodiar el tesoro de su fe. En Misión encontrarán una comunidad de lectores que al igual que ellos, quieren vivir esta fe católica hermosa, imperecedera que hemos recibido como un tesoro de valor incalculable. Con esta revista se sentirán fortalecidos para ser apóstoles de la verdad y para tomarse en serio la llamada a la santidad, a entregar la vida totalmente y sin miramientos en la vocación concreta de cada uno. Aquí les ayudamos a conseguir transmitir a sus hijos el mensaje que dará sentido a una vida plena, y a tener la seguridad para abrazar sin miedo la propuesta del Evangelio, aunque muchas voces ahí fuera intenten despistarlos. Sabemos que al final nada depende de nosotros, todo está en manos de Dios, pero Él cuenta con nosotros para abrir camino. Hacen falta ayudas claras y sólidas como la revista Misión.

AcaPrensa / Javier Navascués / InfoCatólica / Isabel Molina Estrada

Compartir este artículo ...

Noticias relacionadas