Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.

FINLANDIA: EL «OBISPO» LUTERANO POHJOLA SE OPONE A LOS MATRIMONIOS DEL MISMO SEXO

Diez «obispos» de la Iglesia Evangélica Luterana de Finlandia (ELCF) han propuesto que se realicen matrimonios entre parejas del mismo sexo. El también obispo luterano Juahana Pohjola, que recientemente fue juzgado por defender la verdad bíblica sobre el matrimonio y la homosexualidad, ha asegurado que los pastores que celebren esas ceremonias estarán traicionando a Cristo.

Diez obispos de la Iglesia Nacional Evangélica han propuesto este mes la introducción de un «modelo de matrimonio paralelo». En resumen, esto significa que la Iglesia reconocería no solo el matrimonio tradicional entre hombre y mujer, sino también las uniones del mismo sexo. La decisión de los obispos está pendiente de aprobación por parte del Sínodo General, que se reunirá en mayo.

Pohjola espera que el Sínodo vote en contra de la propuesta de los obispos. «Todavía existen grupos conservadores en la Iglesia que se opondrán a esto. Y dado que los obispos necesitan tres cuartas partes de los votos para aprobarlo, podrían pasar varios años antes de que se acepte».

Sin embargo, no es optimista. Aunque se logre retrasar los cambios, probablemente se implementarán eventualmente. Lamentablemente, la táctica de «cocinar la rana» sigue siendo utilizada por el lobby LGBT en todo el mundo y siempre produce resultados similares.

En una entrevista con el portal CNE, enfatiza que se trata no solo de defender el concepto bíblico del matrimonio, sino también de comprender la humanidad misma, que nos fue dada por Dios y que no tenemos derecho a «redefinir» según nuestros propios gustos:

«El matrimonio pertenece al derecho natural, santificado por las Escrituras y la oración. El Génesis muestra que el vínculo entre hombre y mujer proviene de la creación. Son físicamente creados el uno para el otro y se convierten en una sola carne. También están abiertos a la procreación. En esto reflejan la trinidad de Dios.

No es solo una cuestión teológica. Es una cuestión de lo que significa ser humano. Las familias están diseñadas para criar hijos. Rechazar esto tiene consecuencias profundas. La nueva idea de la autoidentificación de género va en contra del orden de la creación. Esto difiere de la enseñanza bíblica».

En cuanto al concepto de «mundos de pensamiento paralelos», que se ha arraigado en varias denominaciones protestantes, Pohjola no alberga ilusiones:

«El modelo arcoíris parece agradable, pero en realidad es completamente contrario al entendimiento tradicional del matrimonio. Y la Iglesia nunca puede legalizar dos puntos de vista opuestos. Debe elegir uno u otro.

Eventualmente, por supuesto, será un solo modelo, ya que el modelo paralelo será finalmente percibido como discriminatorio. Cualquiera que diga que las prácticas homosexuales son pecaminosas será silenciado. La idea de los obispos sobre un diálogo basado en el respeto no funcionará. También se puede ver en la sociedad».

Pohjola también disipa mitos sobre cómo la aceptación de dos visiones diferentes del matrimonio podría mantener la unidad de la Iglesia.

«La unidad no es algo creado por el hombre, sino un regalo de Dios. Los obispos intentan mantener la Iglesia unida solo externamente. Pero rompen la unidad con generaciones pasadas. Y se separan de la mayoría de las iglesias cristianas en todo el mundo. Todas las grandes denominaciones, como anglicanos y metodistas, se han dividido sobre el matrimonio entre personas del mismo sexo. Los obispos no sirven a la unidad, sino que defienden una postura sectaria. Es peligroso. No es la voz de un buen pastor».

Pohjola también menciona el ejemplo de la ordenación de mujeres, que inicialmente se introdujo de manera opcional en la Iglesia Nacional Finlandesa. Al principio, en 1986, fue solo una propuesta que se podía aceptar o rechazar. Sin embargo, poco después, se descubrió que nadie podía ser nombrado obispo si no estaba de acuerdo con la ordenación de mujeres.

«De esta manera, la herejía entra en la Iglesia», dice Pohjola. «Al principio, argumenta que busca un diálogo basado en el respeto. Pero una vez que se acepta, exige exclusividad. Esta es la razón por la que nos separamos de la Iglesia Nacional. Nuestra gente no podía ser ordenada. Intentamos mantenernos unidos con la Iglesia tradicional a través de la conexión con la Diócesis Misionera Luterana Evangélica».

Acusados de delito de odio

Tanto Pohjola como la diputada luterana y ex-ministra de Interior del país, Päivi Räsänen llevan años siendo juzgados por defender de forma pública lo que enseña la Biblia sobre el matrimonio y la homosexualidad. Aunque han sido absueltos en repetidas ocasiones, la fiscalía de Finlandia sigue empeñada en que se les condene.

AcaPrensa / Opoka / InfoCatólica

Compartir este artículo ...

Noticias relacionadas