Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.

FIDUCIA SUPPLICANS: “PROVIDENCIALMENTE DIOS PUEDE CONVERTIR EL MAL EN UN BIEN MAYOR”

Dios puede providencialmente convertir el mal en un bien mayor. La declaración Fiducia supplicans del Dicasterio para la Doctrina de la Fe, que en su n. 31 dicee que es posible bendecir “a las parejas en situación irregular y a las parejas del mismo sexo”, creó una situación nueva: un número importante de obispos en todo el mundo, a veces episcopados enteros, han dicho que no recibirían esta enseñanza oficial que se encuentra en completa ruptura con la enseñanza constante de la Iglesia y por eso han prohibido a sus sacerdotes dar tales bendiciones. Es un signo de esperanza en un momento de inmenso abandono para un rebaño que a menudo se siente sin pastor.

Son necesarias dos observaciones:

1. Se observa que muchas de las reacciones episcopales se limitan a prohibir a sus sacerdotes bendecir a las parejas homosexuales.

Sin embargo, hay que tener cuidado de que rechazar la bendición de las parejas del mismo sexo –que definitivamente son un escándalo muy grande– sin abordar la bendición de las parejas irregulares, tiende a legitimar de facto estos nuevos “matrimonios” de divorciados. Tal como están las cosas, la petición de este último tipo de bendiciones, o de una oración, es con diferencia la más frecuente en las parroquias, el tipo de bendición con la que se enfrentan con mayor frecuencia los párrocos. Un número importante de párrocos ya aceptan bendecir a parejas irregulares en su casa o incluso en la iglesia y lo hacen sin ninguna condena ni siquiera llamada al orden por parte de su obispo. Por lo tanto, debemos saludar las reacciones episcopales, como la de Hungría, que aborda tanto las bendiciones de las parejas del mismo sexo como de las parejas que viven en relaciones inválidas.

2. Así comprobamos, con motivo de estas declaraciones episcopales, que los atentados contra la doctrina moral de la Iglesia provocan reacciones saludables más fácilmente que otros cambios doctrinales, como los constatados en el Concilio Vaticano II y que fueron confirmados por la enseñanza posterior.

Sin embargo, las perturbaciones de la eclesiología, como la doctrina sobre la libertad religiosa o la del ecumenismo, han tenido muchas más consecuencias en términos de la comprensión que la Iglesia tiene de sí misma y de su misión que la declaración Fiducia supplicans o la exhortación Amoris lætitia.

En realidad, estas grandes inflexiones eclesiológicas han dado paso, como un paso siguiente, a las morales, en la medida en que han abierto la puerta a una enseñanza oficial que no respeta una coherencia rigurosa en lo que respecta al magisterio precedente.

Con estas dos observaciones, debemos reconocer con espíritu de acción de gracias el hecho de que, por primera vez desde el Vaticano II, cardenales y obispos en activo han protestado públicamente contra una enseñanza oficial que no está en conformidad con la transmisión ininterrumpida de la Revelación por el magisterio de la Iglesia.

AcaPrensa / Rorate coeli / Claudio Barthe

Compartir este artículo ...

Noticias relacionadas