Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.

¿ES RIDÍCULO QUIÉN SE ARRODILLA ANTE DIOS?

Queridos amigos y enemigos de Stilum Curiae, ofrecemos a su atención este artículo publicado por Gli Alli dell’Eucarestia (Los Aliados de la Eucaristía), a los que agradecemos su cortesía. Me parece recordar que alguien escribió: El que se arrodilla ante Dios sabe estar de pie ante todos los hombres… Feliz lectura y compartir.

“¿ES RIDÍCULO QUIEN SE ARRODILLA ANTE DIOS?

La catequesis del ejemplo de los Aliados de la Eucaristía»

di Veronica Cireneo

A pesar de la antigua costumbre de ciertos sacerdotes de burlarse de quienes se arrodillan ante Dios en el momento solemne de la distribución de la Eucaristía, conocemos con tristeza siempre nueva noticias de nuevos insultos, como el recibido por el fiel y anónimo autor de la siguiente carta:

“Quería recibir a Jesús Eucaristía de rodillas, pero el párroco me dijo: ¡es ridículo!”

Querido Valli,

Quisiera señalar un episodio grave ocurrido el domingo 28 de enero durante la santa misa de las 11.30 horas en la iglesia parroquial de San Bartolomeo en Brugherio (Monza y Brianza), en la archidiócesis de Milán.

Al momento de recibir la Sagrada Comunión, me arrodillé para acoger dignamente a Jesús en la Eucaristía, pero el párroco, don Alberto Capra, se dirigió muy severamente a mí: “¡Otra vez! ¡No!» Puedes imaginar mi desconcierto en ese momento sagrado.

Después de la misa, le pregunté al párroco por qué había reaccionado así. Él respondió que arrodillarse para recibir la Eucaristía era ridículo.

Le mostré entonces el texto del punto 160 de la Instrucción General del Misal Romano, donde dice: «Los fieles comulgan de rodillas o de pie», pero repitió que todo esto es ridículo y que él es libre de decir lo que quiera. Y cuando respondí explicando que si la Iglesia ha establecido una norma debe ser respetada por todos y que con su comportamiento había profanado un momento de intimidad particular con Jesús, su reacción fue despectiva: «Tú arruinaste ese momento para ti misma. «Solo tu».

No me di por vencida: “Mira, al arrodillarme, mostré devoción a Jesús, no al sacerdote. Durante la consagración, usted hace una genuflexión. ¿Su comportamiento también es ridículo? Le recuerdo que la Comunión de pie y en la mano es la excepción, fruto de un indulto, mientras que la forma primaria sigue siendo la de la lengua. Y luego le dije, disculpe, si quería hacerme algunas observaciones, aunque fueran injustificadas, ¿por qué no esperó hasta el final de la misa? ¿Por qué las hizo precisamente en ese momento solemne?”

Ahora le pregunto abiertamente al párroco don Alberto Capra: ¿cree o no en la presencia real de Jesús en la Eucaristía?

Por culpa de estos sacerdotes muchos de nosotros nos vemos obligados a buscar la Misa tradicional, donde todos reciben regularmente la Comunión de rodillas y en la lengua, abandonando las iglesias del novus ordo, pero no me parece bien. Me gustaría tener la oportunidad de participar en ambos ritos sin problemas.

carta firmada

Expresando la máxima solidaridad tanto con la persona como con el noble y sacrosanto gesto realizado, invitamos al autor anónimo, y a cualquier otra persona que, a pesar de tener que pasar por circunstancias lamentables similares, se unan a los Aliados de la Eucaristía y del Evangelio, que, con la catequesis para el ejemplo del grupo, en un año de vida han evitado muchas de estas situaciones.

Los Aliados de la Eucaristía, ahora presentes en toda Italia, nacieron precisamente para combatir estos insultos al Altísimo y para contrarrestar la violencia espiritual de ciertos sacerdotes que no pueden dar cuenta de su fe y de la pérdida de ella. Un año después de su nacimiento, con más de 2.300 miembros, han basado y basan su acción de contraste contra la tendencia general y multifacética de profanación en curso, con el ejemplo.

En tales casos, de hecho, los Testigos de la Presencia Real de Cristo en la Eucaristía estarían y están dispuestos a ir en pequeños grupos de 3,4,5 personas para arrodillarse todos delante de aquellos sacerdotes hostiles a la adoración eucarística, que sin previo aviso, al encontrarse ante un hecho consumado, no pueden evitar someterse a la Voluntad de Dios y a sus deberes de estado.

De este modo, muchas iglesias han sido «conquistadas», muchos sacrilegios frustrados y muchos fieles han encontrado consuelo en pertenecer a un grupo de sus coetáneos que dan valientemente testimonio de fidelidad a Dios, en su casa.

Por eso es más importante que nunca trabajar en red, ya que cuanto más crece el número de aliados, más disminuye el número de sacrilegios.

Nunca somos suficientes.

Que nunca sean suficientes, porque nunca se puede hacer demasiado para defender la vida sacramental de Jesucristo de los nuevos detractores modernos, cuyas acciones nos causan constantes escándalos y dolores.

Estamos cansados de soportar este martirio psicológico.

¿Es ridículo quien se arrodilla ante Dios o es demoníaco burlarse de quien lo hace?

Más bien buscamos ¡que Nuestro Señor sea amado mostrando públicamente el amor, como Verónica, o nuestro esfuerzo, como el Cireneo!

Que los sacerdotes, que ni siquiera saben que están en la casa la fe y del amor, hagan lo que quieran en su vida privada, pero en público les prohibiremos con hechos que sigan causando escándalo, teniendo en cuenta también, en primer lugar, el ejemplo que se da a los niños, a los cuales sinceramente nos gustaría evitarles encontrarse con el horror de este tipo desvergonzado de falso contra testimonio.

Veronica Cireneo

AcaPrensa / Marco Tosatti / Stilum Curiae / Veronica Cireneo

Compartir este artículo ...

Noticias relacionadas