Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.

¿CRISIS CLIMÁTICA? UN ANÁLISIS CIENTÍFICO Y ÉTICO

La “crisis climática”

• Desde 1988, y con intensidad creciente, casi todas las instituciones de gobierno, empresariales, académicas y religiosas y los medios de comunicación del mundo entero han adoptado la tesis de que está en curso una “crisis climática” (o “cambio climático” o “calentamiento global”) que representa la mayor amenaza existencial para la humanidad.

• Esta creencia tan extendida se basa en una teoría científica: la teoría del calentamiento global antropogénico catastrófico (TCGAC).

Las tres tesis principales de esa teoría son las siguientes:

• Hay un calentamiento global.

• El calentamiento global es antropogénico.

• El calentamiento global antropogénico es catastrófico.

¿Hay un calentamiento global?

• Desde 1850-1900 hasta hoy la temperatura global aumentó 1 °C, llegando a unos 15 °C.

• En los últimos siglos se han alternado períodos más cálidos (Período Cálido Medieval) y más fríos (Pequeña Edad de Hielo).

• La misma curva de temperatura tiene una tendencia decreciente en los últimos 100 millones de años.

• Durante el 90% de la historia de la Tierra (que tiene 4.500 millones de años) no existieron los casquetes polares.

• Desde hace 2,6 millones de años estamos inmersos en la glaciación cuaternaria.

• Desde hace unos 10.000 años estamos en un período interglacial.

La vida apareció en la Tierra hace 3.500 millones de años y floreció incluso en períodos mucho más cálidos que el actual.

• Desde la explosión cámbrica (hace unos 530 millones de años) hasta hoy la temperatura global varió de menos de 10 °C a más de 30 °C.

• Hace 50 millones de años la temperatura era tan alta que había caimanes en el Océano Ártico.

• El aumento reciente de 1 °C no es extraordinario en sí mismo. Sólo se vuelve preocupante si se demuestra que fue causado por el hombre y es el preludio de un calentamiento catastrófico.

Objeciones al calentamiento global

• Muchas estaciones de temperatura están mal localizadas y por eso ofrecen datos corrompidos por los efectos de la urbanización, que produce un aumento local de la temperatura (estudios de Anthony Watts).

• Los climatólogos han hecho varios ajustes a los registros históricos de temperatura, generalmente en sintonía con la TCGAC (caso Climategate, 2009).

• En síntesis, seguramente existe un “calentamiento moderno”, aunque su magnitud precisa, sus causas y sus efectos sean discutidos.

¿El calentamiento global es antropogénico?

• Los catastrofistas responden “Sí” con base en dos datos empíricos y dos hipótesis.

• Los dos datos indiscutibles son los siguientes:

Durante la “era industrial” hubo un calentamiento global, como ya vimos.

Durante ese mismo período el nivel del CO2 en la atmósfera creció de unas 300 a más de 400 partes por millón (ppm).

• Las dos hipótesis son las siguientes:

Ese aumento del nivel del CO2 es causado por el hombre.

El aumento de la temperatura es causado por el aumento del nivel de CO2, mediante el efecto invernadero atmosférico (gases de efecto invernadero: CO2, H2O, CH4, N2O, O3).

Objeciones al calentamiento global antropogénico

• En la era industrial hay una correlación positiva entre el aumento del nivel del CO2 y el aumento de temperatura, pero esta correlación no implica de por sí una relación de causalidad.

• Algunos científicos dicen que esa relación de causalidad existe, pero es a la inversa: el aumento de temperatura habría causado el aumento del nivel de CO2 (mediciones en los hielos antárticos).

• Muchos científicos sostienen que el calentamiento moderno ha sido causado principalmente por la variabilidad natural del clima, por factores como los ciclos solares o los ciclos oceánicos.

• Otros piensan que el aumento del CO2 tiene causas naturales.

• Otros aducen que en el pasado la correlación entre temperatura y CO2 fue negativa.

• Otros sostienen que el efecto invernadero atmosférico no puede existir porque violaría las leyes de la física.

¿El calentamiento global antropogénico es catastrófico?

• Los catastrofistas hacen tres afirmaciones principales

sobre el futuro:

Debido a la actividad humana, a largo plazo la temperatura global seguirá la tendencia creciente del “calentamiento moderno”, si no cambiamos.

El aumento de la temperatura producirá el derretimiento de los casquetes polares y el consiguiente aumento del nivel de los océanos.

El aumento de la temperatura causará un incremento significativo de los eventos climáticos extremos (huracanes, sequías, inundaciones, etc.).

Objeciones al calentamiento global antropogénico catastrófico

• Las proyecciones de la temperatura global se basan únicamente en modelos computacionales del clima, no en cálculos a partir de las leyes fundamentales de la física (a diferencia, por ejemplo, del descubrimiento de Neptuno).

• Todos los modelos computacionales del clima han sobreestimado bastante el aumento de temperatura durante décadas y ninguno predijo la Gran Pausa de 1997-2015 (Lord Monckton).

• El clima es un sistema complejísimo y caótico, y los modelos computacionales del clima reflejan muy imperfectamente su realidad (climatología y meteorología).

• El nivel del mar aumenta a un nivel casi constante de unos 20 cm por siglo.

• No hay evidencia de que los eventos climáticos extremos estén aumentando por el calentamiento global.

• No hay motivos válidos para pensar que el clima actual es el óptimo.

• La vida en la Tierra coexistió con temperaturas y niveles de CO2 mucho mayores y mucho menores que los actuales.

• El frío mata mucha más gente que el calor. En promedio, un poco de calentamiento es más beneficioso que perjudicial.

• Cuando venga la próxima edad de hielo, el calentamiento global antropogénico podría sernos bastante útil.

• Las plantas requieren un mínimo de 150 ppm de CO2 para sobrevivir. El CO2 se redujo de unos 4.000 ppm hace 500 millones de años a 180 ppm hace 2 millones de años. Se evitó por poco la extinción de la vida. Nuestras emisiones de CO2 nos alejan de ese mínimo fatídico.

• Además, el aumento del CO2 está produciendo un notable aumento de la vegetación. La Tierra se está volviendo más “verde”.

¿Qué debemos hacer?

• Operari sequitur esse. La cuestión científica precede a la cuestión moral.

• Partiendo de la supuesta validez de la TCGAC, los catastrofistas exigen el cumplimiento estricto del Acuerdo de París, firmado por 196 países en la COP21 (2015).

• Dicho Acuerdo estableció la meta de limitar el aumento de la temperatura global a bastante menos de 2 °C y preferiblemente a 1,5 °C por encima del “nivel preindustrial” (1850-1900).

• Como ese aumento ya era de 1 °C en 2015, quedaba un margen de 0,5 °C para llegar al tope fijado. Hoy queda algo menos.

• El IPCC sostiene que, para evitar que el calentamiento global supere la cota de 1,5 °C, las emisiones humanas netas de CO2 deberían disminuir un 45% para 2030 con respecto al nivel de 2010 y se debería alcanzar el “cero neto” hacia 2050.

Hacia la “descarbonización”

• Para tender a la “descarbonización” de la economía, muchos gobiernos están impulsando;

La generación de electricidad a partir de energías renovables,

sobre todo energía eólica y energía solar.

La electrificación del transporte y de todo lo que se pueda electrificar.

Los Estados de California y Oregón ya prohibieron la venta de autos nuevos a nafta o gas oil a partir de 2035. La Unión Europea planea hacer lo mismo.

En la COP26 (2021) muchos países se comprometieron a reducir las emisiones de metano un 30% para 2030, con respecto a 2020.

Greenpeace y otras ONG ambientalistas abogan por eliminar la carne y los lácteos industriales de nuestra dieta para cumplir esa meta.

Canadá, Países Bajos y otros países están impulsando una restricción drástica del uso de fertilizantes para reducir las emisiones de óxido nitroso. Sri Lanka prohibió los fertilizantes en 2021 con resultados desastrosos.

No pocos catastrofistas abogan por el decrecimiento económico: los habitantes de los países desarrollados deberían aceptar un descenso de su nivel de vida y los de los países en desarrollo deberían dejar de aspirar a un nivel de vida como el de aquéllos.

Además, los catastrofistas impulsan muchos otros cambios en nuestro estilo de vida: familias menores, impuestos sobre el carbono, dietas vegetarianas, menos viajes aéreos, etc.

• Los más radicales proponen incluso eliminar la democracia y el capitalismo para “salvar al planeta”.

Objeciones a las políticas actuales

• Pese a los enormes recursos invertidos en las energías renovables, desde hace 40 años los combustibles fósiles siguen suministrando el 80-85% de la energía primaria global. Siguen siendo la clave del desarrollo económico.

• Pese a todas las medidas adoptadas para combatir la “crisis climática”, en los últimos 40 años el nivel de CO2 en la atmósfera siguió creciendo casi linealmente, de 340 a 415 ppm. Los billones de dólares invertidos para descarbonizar la economía han dado un resultado prácticamente nulo.

• Si todos los países cumplieran el Acuerdo de París, el costo total sería de más de 60 billones de dólares, pero la temperatura global estimada para 2100 disminuiría sólo 0,05 °C.

• Aunque la TCGAC fuera verdadera, el remedio planteado sería peor que la enfermedad.

• El combate a la “crisis climática” tiene también un enorme “costo de oportunidad”: cada dólar gastado en ese combate es un dólar no gastado en combatir la pobreza extrema y otros problemas reales de la humanidad.

• Si se confirmara la invalidez de la TCGAC, se debería revisar todas las políticas energéticas y ambientales.

Factores que impulsan el alarmismo climático

• Dos raíces de la ideología catastrofista: el neomalthusianismo y el neomarxismo.

• El miedo a la superpoblación es una de las bases principales del catastrofismo climático. La superpoblación es un mito pseudocientífico.

Lo que está ocurriendo es una “transición demográfica”, que quizás sea seguida por un “colapso demográfico”.

• Muchos multimillonarios y muchas ONG promueven el control de la natalidad (anticoncepción, esterilización, aborto) y algunos también una gran reducción de la población mundial.

• Muchos ambientalistas ven el calentamiento global como la mayor falla del mercado y abogan por políticas cada vez más intervencionistas para combatirlo.

• Más allá de las ideologías, los grandes intereses creados impulsan a muchos a aceptar la TCGAC como un “dogma” científico incuestionable.

El cambio de posición de la Iglesia Católica

En el numeral 23 de la encíclica Laudato Si’ (sobre “el cuidado de la casa común”), el Papa Francisco introdujo una gran novedad al pronunciarse inequívocamente a favor de la TCGAC, por primera vez en la historia del Papado.

• A partir de esa toma de posición papal, la Iglesia Católica ha tendido cada vez más a una postura de apoyo al ecologismo radical (por ejemplo, en el Sínodo de la Amazonia).

• El numeral 188 de Laudato Si’ repite la doctrina católica bien establecida sobre la legítima autonomía de la ciencia.

• La cuestión de la validez de la TCGAC es una cuestión estrictamente científica. Por ende, no forma parte de las competencias del Magisterio de la Iglesia. LS 23 debe ser visto como una opinión personal del Papa Francisco, sin valor magisterial.

• Mons. Sánchez Sorondo sostuvo que las declaraciones de Francisco sobre la gravedad del calentamiento global son una enseñanza del Magisterio, al igual que la condena del aborto. Así existe el riesgo de crear un nuevo “caso Galileo”.

• Mis consejos a los cristianos:

1) Escuchar atentamente a las dos campanas del actual debate científico y político;

2) No mezclar las aguas limpias de la doctrina de la Iglesia con las aguas turbias del catastrofismo climático.

Daniel Iglesias Grèzes

Fuentes recomendadas

• Michael Shellenberger, No hay apocalipsis: Por qué el alarmismo medioambiental nos perjudica a todos, Deusto, 2021. https://www.amazon.com/-/es/Michael-Shellenberger/dp/8423432254

• Bjørn Lomborg, Falsa alarma: Por qué el pánico ante el cambio climático no salvará el planeta, Antoni Bosch Editor S.A., 2021. https://www.amazon.com/Falsa-alarma-CLIM%C3%81TICOSALVAR%C3%81-PLANETA-ebook/dp/B09KF9ZT9M

• Anthony Watts, Watts Up With That. https://wattsupwiththat.com

• Nongovernmental International Panel on Climate Change (NIPCC). http://climatechangereconsidered.org/

• Daniel Iglesias Grèzes, ¿Crisis climática?: Un análisis científico y ético, 3ª edición, 2023. https://danieliglesiasgrezes.files.wordpress.com/2023/03/digcrisis_climatica-edicion3.pdf

Compartir este artículo ...

Noticias relacionadas