Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.

CAMBOYA: 185 JÓVENES SON BAUTIZADOS DURANTE LA VIGILIA PASCUAL

Recibieron los sacramentos luego de completar un itinerario de conocimiento, profundización y discernimiento en la fe cristiana.

El 30 de marzo pasado, durante la Vigilia Pascual, 185 catecúmenos del Vicariato Apostólico de Phnom Penh recibieron el Sacramento del Bautismo, junto con los demás sacramentos de iniciación cristiana: Confirmación y Eucaristía.

Catecúmenos de diferentes regiones

Estos catecúmenos proceden de diferentes distritos del territorio de Phnom Penh, lo que representa un signo de esperanza para la pequeña comunidad católica, que cuenta con unos 20.000 fieles en una nación de 17 millones de habitantes. Recibieron los sacramentos luego de completar un itinerario de conocimiento, profundización y discernimiento de la fe cristiana.

Mons. Olivier Schmitthaeusler, Vicario Apostólico de Phnom Penh, instó a los jóvenes a “orar como Jesús, tanto en las dificultades como en la alegría”, y a “orar como María”, porque es importante “mantener siempre viva la relación con Dios y con la comunidad, poniéndonos también al servicio de las necesidades pastorales, con el espíritu de ser ‘servidores amorosos’ de la comunidad”.

Señal de que la obra de Dios está dando frutos

A lo largo de la ceremonia, el prelado llamó por su nombre a cada uno de los candidatos ante el altar, invitándolos a escribir sus nombres en el registro diocesano y luego les impuso la mano. Durante el ritual litúrgico, todos los candidatos recibieron un pañuelo morado, como signo de preparación al Bautismo.

En el año 2023, la Iglesia católica presente en Camboya bautizó a un total de 397 jóvenes durante la Vigilia Pascual, de los cuales: 167 en la Prefectura Apostólica de Battambang; 126 en el Ayuntamiento de Kampong Cham; 104 adultos en Phnom Penh. Para el Vicario Apostólico de Phnom Penh, esta presencia constante de catecúmenos jóvenes y adultos es un signo de que “la obra de Dios da frutos en la Iglesia camboyana, que está viva y crece”. (EPC)

************

SUSAN KINYUA, PREMIO HARAMBEE: EMPODERAMIENTO FEMENINO EN POSITIVO

AcaPrensa / Paloma López Campos·/ Revista Omnes

20 de marzo de 2024

Susan Kinyua es la ganadora del Premio Harambee 2024, por su labor para promover la figura de la mujer en la sociedad. En una conversación con Omnes, habla sobre el empoderamiento en positivo de las mujeres y del impacto que supone la educación en la vida de las jóvenes.

Susan Kinyua es la ganadora del premio Harambee 2024. Esposa, madre de familia y economista, es la Coordinadora General de Proyectos y Directora de Sensibilización en ‘Kianda Foundation’. Sin embargo, no siempre estuvo ligada a este proyecto. Kinyua pasó doce años trabajando en el mundo de las finanzas, hasta que sintió una llamada para hacer algo distinto.

Consciente de la necesidad de promover el papel de la mujer en la sociedad, dejó su puesto en ‘Barclays Bank’ y se unió al equipo de ‘Kianda Foundation’, donde lleva ya más de veinte años. Esta organización lleva, como explica su página web, “60 años promoviendo una educación que transforma vidas”.

Premio Harambee: empoderamiento en positivo

El objetivo de ‘Kianda Foundation’, en palabras de Susan Kinyua, es “empoderar a las mujeres y mejorar su educación”. Susan define este “empoderar”, tantas veces maltratado, como “hacer que las mujeres crean en sí mismas, que no tengan que depender en todo de otra persona, o que no tengan que preguntarse cuándo será su próxima comida”. En la práctica, “empoderar a las mujeres significa ayudarlas a ser dueñas de sus vidas”.

Para ello, ‘Kianda Foundation’ desarrolla diversos proyectos, “el Programa ‘Fanikisha’, el ‘Kibondeni College’, que es un colegio de hostelería; o el ‘Kimlea Girls Technical Training College’”. Además, también tienen una clínica y un programa de salud infantil.

La persona como unidad

De entre todas las labores que tiene ‘Kianda Foundation’, Susan Kinyua habla con especial cariño del programa “Fanikisha”, donde lleva trabajando desde el 2003. La ganadora del Premio Harambee explica que en este programa “formamos a las mujeres en habilidades empresariales básicas. Pero también nos centramos en ellas como seres humanos, porque creemos en la dignidad de la persona”. En pocas palabras, subraya, ese es el objetivo de ‘Fanikisha’: “ayudar a las mujeres como personas, no solo en el negocio”. En definitiva, “que las mujeres se conviertan en la mejor versión de sí mismas”.

Como parte del desarrollo de las personas, Susan resalta la importancia de la salud mental. Consciente de la importancia que cobró este ámbito tras el COVID-19, decidió estudiar también Psicoterapia. De ello, lo que más le gusta es que le ayuda a desarrollar la capacidad “de escuchar a la gente”.

Educación, motor del cambio

Sin embargo, incluso por encima de la salud mental, la premiada afirma que “la educación es lo principal”. Un ámbito que en ‘Kianda Foundation’ no se reduce a lo académico. “Se trata de la persona entera” explica Susan Kinyua, “de la mente, el alma, el corazón y el cuerpo. Porque la persona es una unidad, y si refuerzas solo una parte, dejas las demás cojeando”.

Es por esta razón por la que Susan pide, en especial a las mujeres jóvenes, “que se tomen en serio su educación”. Aconseja que “hagan las cosas en el momento adecuado” y menciona el caso frecuente de las chicas que empiezan a formar su familia con 16 años. A pesar de todo, “nunca diremos a las mujeres que se rindan”, asegura la galardonada. Sin embargo, reconoce que cuando no se busca el momento adecuado para cada cosa, la situación se vuelve más difícil.

Para acompañar a las mujeres en todo momento, Susan Kinyua indica que en ‘Kianda Foundation” tienen un sistema de mentores: “alguien que te lleva de la mano y con quien puedes hablar de todo, no solo de lo académico”.

La mujer en el ámbito laboral

Además del impacto de la educación, Kinyua es testigo del cambio que ha sufrido el rol de la mujer en el mundo laboral. Cuando ella empezó a trabajar en el mundo de las finanzas, “había pocas mujeres, y casadas aún menos”. Pero la situación avanza y ya hay más rostros femeninos en el mundo de los negocios.

La ganadora del Premio Harambee asegura que este es un cambio positivo, pues las mujeres tienen mucho que ofrecer en el ámbito laboral. “Las mujeres son pacientes, pueden ser muy trabajadoras, eficientes y profesionales. Además, suelen ser muy honestas y quieren hacer las cosas bien. Todo esto es importante”.

El futuro de la mujer

Antes de terminar la entrevista, Susan Kinyua habla sobre los cambios que le gustaría ver en el rol de la mujer en Kenia en los próximos diez años. Quiere ver más igualdad entre hombres y mujeres, “en los términos de los que hemos hablado, porque obviamente hay cosas en las que somos diferentes. Pero cuando hacemos el mismo trabajo, quiero que se nos compense de la misma manera”.

Además, Susan confía a Omnes su sueño de que “las mujeres puedan romper realmente el ciclo de la pobreza”. Resalta la importancia de la familia y espera que los miembros, chicos y chicas, de los hogares, “caminen más cerca y puedan satisfacer sus necesidades básicas sin tener que romperse la cabeza”.

Al despedirse, Susan Kinyua recuerda a sus compañeras y a todas las mujeres que trabajan duro para lograr lo que se proponen, pues esas son su auténtica motivación. Y se despide “muy agradecida a Harambee y a todos los que nos han apoyado durante todos estos años”.

AcaPrensa / Gaudium Press

Compartir este artículo ...

Noticias relacionadas