Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.

BÉLGICA REVOCAN CANCELACIÓN DE CONFERENCIA NATCON CONSIDERADA “CONSERVADORA”

El Consejo de Estado de Bélgica, máximo tribunal administrativo del país, decidió revocar la cancelación de la conferencia NatCon, que había sido prohibida el martes por un municipio en la ciudad de Bruselas, debido a su postura “conservadora” sobre el aborto y el matrimonio.

La conferencia, prevista para los días 16 y 17 de abril, logró continuar este miércoles 17 después de que ADF Internacional, una organización de defensa jurídica cristiana, presentara un recurso legal de emergencia contra las autoridades de Bruselas en la noche del 16.

La orden de prohibición había sido impuesta el martes 16 por el alcalde del municipio Saint-Josse-ten-Noode, Emir Kir, un político socialista que argumentó que la visión de la conferencia NatCon (Conservadurismo Nacionalista) “no sólo es éticamente conservadora (por ejemplo, hostilidad a la legalización del aborto, las uniones entre personas del mismo sexo, etc.), sino que también se centra en la defensa de la ‘soberanía nacional’, lo que implica, entre otras cosas, una ‘actitud euroescéptica’”.

También afirmó que algunos de los oradores “tienen fama de tradicionalistas” y que la conferencia debía prohibirse “para evitar previsibles ataques al orden público y a la paz”.

Tras emitir la orden de prohibición, el hotel donde se llevaba a cabo el evento, ubicado en el Barrio europeo de Bruselas, zona que acoge la mayoría de las instituciones de la Unión Europea, fue rodeado por la policía y se negó el acceso a oradores e invitados.

La conferencia tuvo entre sus asistentes a funcionarios electos y figuras públicas de alto nivel, incluida la parlamentaria británica Miriam Cates, la ex ministra del Interior del Reino Unido, Suella Braverman, y el Cardenal Gerhard Müller, prefecto emérito de la Congregación —hoy Dicasterio— para la Doctrina de la Fe

En su fallo del 17 de abril, el Consejo de Estado de Bélgica determinó que quedaba suspendida “la orden del alcalde de Saint Josse-ten-Noode”. El tribunal recordó que “el artículo 26 de la Constitución otorga a todos el derecho a reunirse pacíficamente”, y aunque el alcalde puede dictar ordenanzas policiales en caso de “graves perturbación del orden público u otros acontecimientos imprevistos”, en este caso no había justificación.

El tribunal argumentó que no había evidencia de que el congreso en sí mismo pudiera causar disturbios, pero sí “de las posibles reacciones de quienes se oponen al evento”.

El director ejecutivo de ADF International, Paul Coleman, abogado de derechos humanos y orador en la conferencia, aseguró que la decisión del Consejo de Estado fue “colocarse del lado de los derechos humanos básicos”.

“Si bien han prevalecido el sentido común y la justicia, lo que ocurrió ayer es una mancha oscura en la democracia europea. Ningún funcionario debería tener el poder de impedir una reunión libre y pacífica simplemente porque no está de acuerdo con lo que se dice. ¿Cómo puede Bruselas pretender ser el corazón de Europa si sus funcionarios sólo permiten que se escuche una parte de la conversación europea?”, criticó Coleman.

Además, subrayó que “el tipo de censura autoritaria que acabamos de presenciar pertenece a los peores capítulos de la historia de Europa”.

La conferencia NatCon ya había sido cancelada por otros dos lugares bajo presión política en los días previos al evento, antes de confirmar un tercer hotel cerca del Barrio Europeo.

El abogado belga Wouter Vaassen, miembro del equipo de abogados de ADF International que presentó la impugnación, consideró que esta situación “nunca debió haber sucedido” y que es una “vergüenza” que haya sido “necesario plantear un desafío legal de este tipo simplemente para poder reunirnos en una conferencia pacífica”.

“Debemos proteger diligentemente nuestras libertades fundamentales para que la censura no se convierta en la norma en nuestras sociedades supuestamente libres”, concluyó.

AcaPrensa / Diego López Marina / AciPrensa

Compartir este artículo ...

Noticias relacionadas