Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.

BARTOLOMÉ: ES UN ESCÁNDALO CELEBRAR POR SEPARADO LA RESURRECCIÓN DEL SEÑOR

Al presidir la Divina Liturgia dominical en la Iglesia de San Teodoro de la Comunidad de Vlanga, el Patriarca Ecuménico Bartolomé aprovechó su homilía para felicitar a todos los cristianos no ortodoxos que celebraron la Santa Pascua el domingo 31 de marzo.

El Patriarca felicitó la Pascua a los católicos y resto de cristianos que han celebrado la Resurrección del Señor el pasado domingo:

«En este día, el mensaje atemporal de la Resurrección resuena más profundamente que nunca, mientras nuestros hermanos y hermanas cristianos no ortodoxos conmemoran la resurrección de nuestro Señor de entre los muertos, celebrando la Santa Pascua. Ya hemos enviado nuestros representantes a todas las Comunidades Cristianas de las confesiones aquí presentes, para extender nuestros sinceros deseos de la Santa Gran Iglesia de Cristo y nuestras felicitaciones Patriarcales».

El Patriarca recordó que el próximo año católicos y ortodoxos coincidirán en la celebración de la Semana Santa y pidió que no sea un hecho fortuito:

«Pero también desde esta posición extendemos un saludo cordial de amor a todos los cristianos alrededor del mundo que celebran la Santa Pascua hoy. Imploramos al Señor de la Gloria que la próxima celebración de Pascua del próximo año no sea simplemente un acontecimiento fortuito, sino más bien el comienzo de una fecha unificada para su observancia tanto por la cristiandad oriental como occidental».

Y aseguró que es un escándalo que los cristianos estén divididos para celebrar la Resurrección de Cristo:

Esta aspiración es particularmente significativa a la luz del próximo 1700 aniversario en 2025, que marca la convocatoria del Primer Sínodo Ecuménico en Nicea. Entre sus discusiones fundamentales estaba el establecimiento de un marco de tiempo común para las festividades de Pascua. Somos optimistas, ya que hay buena voluntad y disposición de ambas partes. ¡Porque, de hecho, es un escándalo celebrar por separado el evento único de la única Resurrección del Único Señor!»

Anteriormente, con motivo de la fiesta de San Gregorio Palamás, Arzobispo de Tesalónica, el Patriarca Ecuménico señaló:

«Hoy resuena como una continuación del espíritu del pasado domingo, similar a un segundo domingo de Ortodoxia, mientras conmemoramos a San Gregorio, un firme defensor de nuestra fe. Su compromiso inquebrantable con la Ortodoxia no conocía límites, soportando el encarcelamiento y, finalmente, el martirio. Su legado brilla como un radiante faro de fe inquebrantable, iluminando el camino para las generaciones futuras. De hecho, los Santos de la Iglesia son maestros y guías para las personas no solo durante su tiempo, sino durante todos los tiempos y en todas partes. Agradecemos al Santo Dios, quien nos dio tales modelos a seguir imitables.

Sin embargo, como cada domingo, hoy lleva consigo un profundo mensaje de esperanza, optimismo y alegría, la esencia misma de la Resurrección de nuestro Señor. Resuena la trompeta resonante de las palabras tranquilizadoras y edificantes de Cristo: «En este mundo tendrán problemas. ¡Pero tengan ánimo! Yo he vencido al mundo.» (Juan 16:33).

Con motivo de su presencia en la Comunidad celebrante de Vlanga, el Patriarca Ecuménico expresó, como Arzobispo y pastor de la Arquidiócesis de Constantinopla, su decepción, amargura e inquietud por ciertos eventos relacionados con la gestión de los bienes comunitarios.

«Cada año venimos aquí a Vlanga, como en todas nuestras Comunidades celebrantes, con alegría y placer, para bendecirlas y felicitarlas por el trabajo que ofrecen.

Sin embargo, este año, llegamos aquí con corazones pesados, llevando con nosotros un sentimiento de tristeza y decepción. Hablando desde mi papel como Arzobispo y pastor de la Santa Arquidiócesis de Constantinopla, transmito no solo mis sentimientos personales, sino también los de la Madre Iglesia y toda la Diáspora Griega. Los recientes eventos en Kontoskalion han infligido heridas y expuesto públicamente a la Diáspora Griega, al tiempo que también ponen en peligro una parte de nuestro patrimonio ancestral a través de arrendamientos a largo plazo que se apartan de las normas del mercado y constituyen una amenaza para nuestros derechos de propiedad.

Esta propiedad pertenece a la Diáspora Griega, cuyos votos eligen representantes encargados de la administración consciente, honesta y eficiente de nuestro patrimonio ancestral. No decimos que estas virtudes falten necesariamente en la administración de nuestras Comunidades. Pero hay ignorancia, inexperiencia y prisa. Y estos arrendamientos injustificados han planteado un problema durante décadas.

Que haya una rápida consolidación y restauración del orden, brindando alivio mental a nuestras Comunidades. Después de décadas, han renovado el personal de sus juntas directivas a través de las elecciones permitidas. Esperamos sinceramente que, en nuestras futuras visitas y compromisos, solo tengamos elogios y felicitaciones para ofrecerles».

AcaPrensa / Orthodox Times / InfoCatólica

Compartir este artículo ...

Noticias relacionadas