esnlenfrdeitpl
Yo soy amigo de Lolo. Manuel Lozano Garrido, Beato de la Iglesia católica y periodista vivió su fe desde un punto de vista gozoso como sólo pueden hacerlo los grandes. Y la vivió en el dolor que le infligían sus muchas dolencias físicas. Sentado en una silla de ruedas desde muy joven y ciego los últimos nueve años de su vida, simboliza, por la forma de enfrentarse a su enfermedad, lo que un cristiano, hijo de Dios que se sabe heredero de un gran Reino, puede llegar a demostrar con un ánimo como el que tuvo Lolo.

Leer más...

Apenas leo nada de lo que escriben los obispos. Si acaso, alguna cosa de D. Carlos Osoro por aquello de que es mi arzobispo, y poco más. Tendrán que reconocerme que la inmensa mayoría de lo que escriben corresponde a lugares comunes, frases hechas y la nada con sifón. Alguna excepción hay, pero eso, excepciones del todo excepcionales, y en esos casos ya se encargan los medios de comunicación de destacar el hecho, ya que todo documento episcopal que saque ronchas en la prensa es que es de los buenos y trata de llamar a las cosas por su nombre.Pues bien, si la cosa de los obispos me trae bastante al fresco, y como yo a la inmensísima mayoría de los creyentes, imaginen lo que me importa lo que el secretario de la conferencia episcopal pueda soltar en una rueda de prensa.

Leer más...

Francisco expresó hoy su cercanía con el pueblo del Perú tras conocer la noticia de un fatal accidente de tránsito en las inmediaciones de Arequipa que dejó unos 44 muertos. El pontífice manifestó su afecto a ese país, en un telegrama enviado en su nombre por el “número dos” de la Santa Sede, el secretario de Estado Pietro Parolin, al arzobispo de esa localidad, Javier del Río Alba.

Leer más...

El Vaticano está cada vez más cerca del Comité Olímpico Internacional. Tras acudir a las aperturas de dos Juegos, la Santa Sede se muestra lista para ir más allá. La posibilidad de formalizar una relación estable con el máximo órgano del deporte mundial es concreta. En las olimpiadas invernales de PyeongChang, los dirigentes olímpicos se sorprendieron al ver un sacerdote entre ellos. Lo recibieron con simpatía. Era Melchor Sánchez de Toca, jefe de la delegación pontificia. Pero la aspiración es colaborar, no competir. “Jamás veremos a una bandera papal desfilar entre los atletas, simplemente porque no es nuestra misión”, advirtió.

Leer más...

Son el termómetro en los barrios más pobres. En la capital argentina y la Provincia de Buenos Aires. Caminan la calle, desde hace décadas. La gente los conoce, y los respeta. Son los sacerdotes de las villas. Los “curas villeros”. Del grupo destaca José María Di Paola, el padre Pepe. En las últimas semanas, él ha cuestionado duramente algunas medidas políticas concretas. Una de ellas, con una carta dirigida a la gobernadora bonaerense María Eugenia Vidal, la más popular de la coalición oficialista Cambiemos. Pero su reclamo, aclara, no tiene nada de partidista. Porque los gobiernos cambian, el trabajo de los curas no.

Leer más...

La noticia pasó un tanto desapercibida. Pocos días atrás, el jefe de la Policía Federal Argentina, Néstor Roncaglia, viajó al Vaticano. Participó en un selecto grupo internacional de lucha contra la trata de personas. Y fue invitado especialmente a hablar durante una conferencia en la Sala de Prensa de la Santa Sede. Un gesto destacado, que en Argentina no pareció tener demasiado valor. Así como él, muchos otros funcionarios y personalidades vinculadas al actual gobierno argentino han pasado por Roma y han podido estrechar la mano del Papa. Aquí una reseña de esas audiencias, una lista hasta ahora desconocida.

Leer más...