esnlenfrdeitpl

La voluntad de Cristo, por el cual la proclamación de todo el mundo, los apóstoles fueron enviados a predicar el Evangelio a las naciones (Mt 28, 19), nos impulsó a ser, cuando el Señor era muy, por la disposición de un mejor las cosas eclesiales, para oír la palabra de Dios y su Santísima será la majestuosidad del gran poder ser dado a los hombres y adorándolo, tenga cuidado con celo;.

Desde entonces, la Congregación para los Obispos, venerado hermano, para aceptar la petición de Guillermo Ortiz Mondragón, obispo Cuautitlanensis, así como la opinión de la audiencia Conferencia del Episcopado Mexicano, determina que la interrupción de ciertos territorios de la Cuautitlanensi, se estableció una nueva diócesis, que tenemos, después de la votación favoribili venerado hermano Christopher Pierre, Arzobispo titular de México, en los Apóstoles, y en el Gunelensis de Messenger, y en lo que sigue nos demuestran que nos decreto y orden Este es el propósito. Divide el territorio, como en el presente restringido a la ley civil, municipios comúnmente llamado Nicolás Romero, una diócesis Cuautitlanensi Tepotzotlán y Cuautitlán Izcalli, en forma de Izcalliensis llama la nueva diócesis. Queremos que se asignará a la sede de la nueva iglesia en la ciudad de Cuautitlan Izcalli, de la que el templo de la parroquia, dedicada a Dios en honor de la Santísima Virgen María Annunciata, elevada al nivel de la Catedral y la dignidad de la iglesia. También se encuentra en la iglesia de la catedral, de conformidad con la ley, los cánones del capítulo. Además, la nueva diócesis, el obispo sufragáneo de la Catedral Ver Tlalnepantlanae Izcalliensis el momento adecuado para lanzar arzobispo metropolitano de la Iglesia Catedral. Obispo de la nueva diócesis proporcionó a la Corte emolumentos de apoyo adecuados, y la porción de fieles de la Sección de Primera Instancia, de acuerdo con el canon 122 del Código de Derecho Canónico, la fabricación de bienes que siguen siendo tablas, comúnmente Mitra, un Cuautitlanensi Episcopal pertenecía a los territorios antes mencionados. Se atribuye a la ayuda del gobierno de un válido y en su fin de que los pastores de la nueva diócesis, el consejo presbiteral, un colegio de consultores y el consejo de las finanzas, el consejo de las disposiciones que se establezcan a la brevedad posible. Con respecto a la formación de los candidatos al sacerdocio, así como el establecimiento del seminario diocesano, han de observarse las prescripciones del derecho común, teniendo en cuenta las normas y reglas establecidas por los estatutos de la Congregación para el Clero. Por otra parte, la educación continua de los sacerdotes debidamente atendidos. Cuando, sin embargo, es posible, aun a los escogidos que se enviará a Roma, los sacerdotes a aprender los sentimientos que quiero ser complementada.


Izcalliensis junto con la erección de la diócesis a los sacerdotes de la diócesis se asignan a la misma práctica se ha considerado para ocupar un cargo eclesiástico en su territorio; otros sacerdotes incardinados en la diócesis reclutas seminariique sigan incardinados o residencia legal en su territorio. Y los actos y documentos que dieron una nueva diócesis, el clero, los fieles y de los bienes de este mundo, en la corte de Izcalliensem Cuautitlanensi Curia, tal vez, de éstos, tan pronto como sea posible han de ser reenviado. Para llevar a cabo todo este tipo mencionado Nuncio Apostólico en México, o, en su ausencia, los asuntos de la Santa Sede en la misma apuesta; lo mismo es también la posibilidad de y dar subdelegandi adecuada es necesario, para el efecto de que se aborda, cada uno de ellos, un hombre en dignidad eclesiástica, que él hizo, la carga se colocó en la Congregación para los Obispos, tan pronto como lo será, llevaron a cabo la ejecución de una copia auténtica del acto de remisión de la pena. En definitiva, queremos que la Constitución sea ratificada en el futuro, esto es ahora, y mi propio testimonio, todo lo contrario a pesar de.

Dado en Roma, junto a San Pedro, a los nueve días del mes de julio del año de Nuestro Señor dos mil en el cuarto año, el segundo de nuestro Pontificado.

Fuente