esnlenfrdeitpl

Mariana Rodríguez Varela, una activista que participó del reciente debate del proyecto del aborto en el Congreso de Argentina, explicó que en realidad esta práctica representa violencia contra la mujer por gran cantidad de motivos.

“En realidad el aborto es violencia contra la mujer. El verdadero feminismo debe defender a las mamás en todas las circunstancias, pero eso no sucede hoy. Tampoco defiende a las mujeres por nacer, porque más del 50% de los abortos son niñas”, aseguró en una entrevista concedida a ACI Prensa este lunes 11 de junio.

El aborto en Argentina es “no punible” en causales de riesgo de vida de la mujer, violación, o por un atentado contra el pudor cometido sobre una mujer idiota o demente.

Sin embargo, desde abril de este año el Parlamento discute el proyecto de despenalización del aborto que será votado este miércoles 13 de junio.

La activista, que a fines de mayo disertó en la Cámara de Diputados por la causa provida, afirmó que el aborto está “en contra de la mujer” porque “desvirtúa el tesoro tan maravilloso de la maternidad; produce trauma postaborto; médicamente causa cáncer de cuello de útero, de pecho, perforaciones uterinas, dificultad para tener otros hijos o esterilidad por completo”.

“En el plano social, cuando una mujer debería estar acompañada y sentirse apoyada, muchas veces es presionada por su pareja para abortar, e inclusive, recibe amenazas de todo tipo si no lo hace”, añadió.

Sobre la posible despenalización del aborto, explicó que el movimiento provida concuerda que debatir sobre leyes de este tipo se asemeja a intentar “debatir si está bien el robo, la trata de personas, el homicidio, la tortura o el secuestro”.

“El aborto es un delito penal muy grave y no se debería debatir porque la vida es protegida en la constitución. Ésta se adhirió en 1994 a los pactos internacionales que reconocen al niño desde la concepción hasta los 18 años”.

“En nuestro Código Penal, en el artículo 85, se define el aborto como un delito. También en nuestro Código Civil y Comercial el nasciturus es reconocido desde la concepción. Sería absolutamente imposible aceptar una ley de aborto”, sentenció.

En ese contexto, advirtió que quienes quieren que se apruebe el proyecto de ley “piden básicamente el aborto irrestricto bajo cualquier caso hasta las 14 semanas”.

“Pero el desarrollo de la vida es lineal, no es un capítulo que se estanque. El proyecto esconde una idea de eugenesia porque es en la semana 14 donde se diagnostican muchos bebés de condiciones cromosómicas o genéticas”, denunció.

Por otra parte, desde el punto de vista médico y biológico, la activista afirmó que “es imposible llegar a otra conclusión de que la vida inicia desde la concepción”. “Porque si no comienza allí, entonces ¿en qué momento lo hace?”, dijo.

Cuando los médicos participaron del debate en el Congreso, Rodríguez recordó que dejaron en claro que su profesión se basa en el juramento hipocrático.

“Uno de sus argumentos fue que el embarazo no representa una enfermedad, y por lo tanto el aborto jamás sería una cura. También explicaron cómo las diferentes formas de practicarse un aborto resulta una tortura, y se considera al niño por nacer como un esclavo de los designios de otras personas”, añadió.

Finalmente, criticó el argumento que presenta al aborto como un tema de salud pública, “porque los mismos datos del ministerio de salud indican cómo hay tantísimas causas mucho más graves, en números, que la muerte por aborto”.

Cifras del Ministerio de Salud de la Nación para el año 2016 señalaron 31 casos de muerte materna por aborto inducido. Ese mismo año, 5900 mujeres murieron por cáncer de mama, 525 mujeres murieron por deficiencias de la nutrición; 233, por tuberculosis; 194, por Chagas y 214 por falta de control y asistencia médica adecuada en el embarazo.