esnlenfrdeitpl

Mientras en Hollywood y el mundo del cine continúa ls escándalo en torno al productor Harvey Weinstein, acusado de acoso y abusos sexuales a actrices, la famosa actriz italiana Claudia Cardinale ha explicado en Il Corriere della Sera cómo ella fue violada a los 17 años y dio a luz a un niño, que durante un tiempo mantuvo en secreto.

Un hombre mucho mayor la forzó

La protagonista de El Gatopardo y muchas películas clásicas de los años 60 y 70, musa de Sergio Leone, Luchino Visconti o Federico Fellini, explica en Il Corriere:

“Estuve viviendo, en aquel periodo, un momento muy delicado de mi vida. Un hombre que no conocía, mucho mayor que yo, me obligó a subir a un auto y me violentó”, relató Cardinale. En ese entonces la actriz tenía 17 años.

“Fue espantoso, pero la cosa más bella es que de aquella violencia nació mi maravilloso Patrick. De hecho, no obstante fuese una situación muy complicada para una joven madre, decidí no abortar”, señaló.

Añade que recibió presiones para abortar. “Cuando aquel hombre supo de mi embarazo” pretendió “que abortase”. Sin embargo, señaló que “¡ni por un momento pensé en deshacerme de mi criatura!”

“Hablé con mis maravillosos padres y con mi hermana Blanche y todos juntos decidimos que mi niño crecería en familia, como un hermano menor”, indicó la actriz. Dio a luz en Londres, fuera de la atención pública, y lo llamaron Patrick porque así se llamaba la parroquia donde lo bautizaron. Salió a la luz pública años después.

Hoy Claudia Cardinale tiene 79 años y su hijo Patrick (Patrizio Cristaldi) tiene 62 y es un veterano diseñador que ha vivido mucho tiempo en Nueva York. Lleva el apellido de Franco Cristaldi, primer marido y productor de la jovencísima Claudia, que lo adoptó.

Que Patrick era fruto de una violación y no de un mero "error de juventud" lo reveló públicamente cuando su hijo ya tenía 40 años, en su autobiografía de 1995.

Explica en esa autobiografía que en 1957, entre los admiradores que tenía, se encontraba un hombre, mayor que ella, que la perseguía insistentemente. Ella había sido educada en una familia de origen siciliano muy estricta sobre los valores morales y lo evitó desde el primer momento.

Pero un día finalmente aceptó la invitación a acompañarlo a una fiesta donde unos amigos comunes. "Me llevó a una casa de campo donde no había rastro de ningún amigo", le explicó a Gianna Schelotto, del Corriere de la Sera. "Allí me violó".

Cuenta que siguió viéndose con el padre de su hijo por un tiempo, "por miedo, por masoquismo" hasta el momento en que él la amenazó con hacerla abortar. "Yo me escape sin tener la menor idea de lo que iba a hacer. Yo solo estaba segura de una cosa: no volvería a tolerar ningún acto de violencia".

En esa biografía de 1995 (Yo Claudia, Tú Claudia) explica que en la interpretación del personaje de Ida -una pobre institutriz que educó sola a su hijo, fruto de una violación por un soldado alemán -ella pudo manifestar todos esos sentimientos que había vivido sin poder confesar a nadie. Ese es su papel protagonista en la teleserie de 5 episodios de 1986 "La Historia", dirigida por Luigi Comencini.

Su productor, y luego marido, Franco Cristaldi, "preguntó por qué no me casé con el padre. Yo le dije que no quería volverlo a ver. Y él decidió ayudarme". Cristaldi se encontró con ella en Londres y la convenció de ocultar el nacimiento del niño para no perjudicar su carrera. Luego, cuando ella descendió del avión que la trajo de nuevo a Roma, al lado de su madre, Claudia llevaba en sus brazos el bebé, que se convirtió para el mundo en su hermanito.

Cuando el niño tenía 7 años, en 1967, ante los rumores e investigaciones explicó en la revista Paris Match que el niño era hijo suyo. Franco Cristaldi decidió declarar en público: "Este niño no es mío -dijo-. Lo vi por primera vez cuando tenía ocho días. Pero le daré mi apellido". Franco y Claudia llevaban casados en secreto un año, desde 1966.

Fue la directora del colegio, donde el niño estuvo internado, quien a los siete años le reveló la verdad al chico y Claudia se sintió aliviada y emocionada de poder al fin asumir su papel como madre. El matrimonio con Cristaldi (que ya tenía un matrimonio declarado nulo previamente) no funcionó.