esnlenfrdeitpl

En un ambiente fraterno se realizó el Banquete de la Solidaridad, que en su XIII versión, contó con la presencia de Monseñor Pablo Salas, Arzobispo de Barranquilla, Monseñor Víctor Tamayo, Obispo Auxiliar Emérito, sacerdotes del Atlántico, Movimientos Apostólicos y Familias que se unieron para continuar apoyando la labor de la Pastoral Social de Barranquilla con los más pobres.

Con una procesión mariana por las instalaciones del Salón Jumbo del Country Club, el Padre William Acosta, Delegado del Arzobispo para el Movimiento Apostólico Emaús, inició el encuentro.

Seguidamente los presentadores, Daniela Álvarez, ex reina nacional de la Belleza y madrina de este banquete, y Erik Vasallo, introdujeron a los asistentes en un ambiente de caridad contando la intención del evento caritativo.

Así mismo, Monseñor Pablo Salas, se dirigió a los asistentes recordando que "los pobres nos evangelizan, ellos siempre nos harán tener la ocasión perfecta para hacer el bien", agradeció la labor de la Pastoral Social Arquidiocesana, la de los benefactores y de los asistentes al Banquete.

Luego con un video, el Padre Fidel Iglesias, Director de la Pastoral Social, graficó la importancia de contribuir para ayudar en la construcción de los pisos en muchos hogares pobres del Departamento.

“Una cosa es contarles lo que se vive con las familias y otra es ver sus rostros y lágrimas de alegría a la hora de tener unos pisos en sus hogares que les permiten unirse como familia” contó el padre Iglesias.

Con los recursos económicos obtenidos en este evento caritativo, la Iglesia Católica del Atlántico, a través de la Pastoral Social, ha logrado impactar positivamente a la población más necesitada con el programa mejoramiento de viviendas. Son 3.763 familias que han recibido el apoyo del Secretariado de Pastoral Social-Cáritas de Barranquilla.

Además de los fondos recogidos con la compra del bono de ingreso al Banquete de la Solidaridad San Juan Pablo II, en esta ocasión, durante la jornada, los presentadores incentivaron a una colecta con unos sombreros vueltiaos que había en el salón de eventos, logrando así un abono de $2.572.400 pesos a la cifra total de los fondos que se obtuvieron en esta versión 2018.

La ambientación de entrada estuvo a cargo del Movimiento Emaús y su coro, quienes nuevamente se vincularon a esta gran obra para celebrar sus 13 años de presencia en la Arquidiócesis de Barranquilla.

El evento estuvo amenizado por Farú, cantante y compositor nacido en el municipio de Baranoa, el músico católico Freddy Córdoba y su familia, fueron la cuota musical que puso a los asistentes en ambiente de oración y acción de gracias a Dios, luego Nicolle Horbarth, una joven barranquillera, que fusiona el jazz y la música del Caribe.

El acto cerró con majestuosidad con la participación de la Banda de Baranoa, quienes pusieron a bailar con ritmos folclóricos a los asistentes en el Banquete.