esnlenfrdeitpl

Con urnas, cubículos, jurados y testigos ubicados en varias parroquias de Ipiales se adelantó un simulacro electoral, donde no se votó por ningún candidato, pero sí por las cualidades que la comunidad soñaría de una autoridad.

A las 8:00 am del 25 de febrero, con el repicar de campana y el Himno Nacional, la comunidad fue ingresando lentamente a los cubículos para depositar su voto, dando así inicio a este proceso de formación que no tenía otro objetivo distinto al de despertar en la población la necesidad de defender la democracia.

El sacerdote Alonso Cerón, uno de los coordinadores de esta iniciativa, advirtió que se trató de una Jornada pedagógica de formación política, para que la comunidad derrote el abstencionismo y la corrupción.

Explicó, que cada elector se acercaba a la mesa de votación para realizar su ejercicio democrático, allí registraba su nombre, cédula y firma, para luego recibir el tarjetón que tenía una pregunta con tres opciones:

¿Usted que candidatos quiere en un futuro?

Voto 1: Voto honesto y transparente. Voto 2: de la corrupción e indiferencia. Voto 3: Voto en Blanco.

Seguido, había un espacio donde los votantes podían escribir las sugerencias que harían a los candidatos al Congreso y/o Presidencia de la República.

Cerradas las votaciones, a las 3 de la tarde, jurados y un testigo, en cada parroquia donde se realizó el ejercicio, hicieron el conteo de los votos y depositaron los resultados en un formulario que llamaron el E2. Finalmente, el consolidado fue enviado a los organizadores a través de un correo electrónico y un número de WhatsApp.

Según explicó el padre Cerón este ejercicio de formación democrático nació de una propuesta pastoral de la diócesis de Ipiales, presidida por su obispo, monseñor Arturo Correa Yepes, y que llevó tres fases.

Primero, el clero y los laicos comprometidos recibieron en el mes de enero un espacio de motivación y sensibilización frente al tema; segundo, durante los meses de enero y febrero, en las parroquias centrales, se hicieron unos foros que contaron con el respaldo y la cobertura en radio y televisión, con el objetivo de despertar la conciencia política en la comunidad; tercero, el 25 de febrero se adelantó la jornada electoral para invitar a la comunidad que pueda opinar a través de un tarjetón.

“Este ejercicio se organizó en un tiempo corto y durante su desarrollo tuvimos algunas limitaciones, sin embargo, estamos contentos porque se sembró una semilla, se dieron orientaciones y se llegó a la mayoría de la población, y aunque no todos participaron, llegamos a sensibilizar para que todos seamos responsables de ejercer y practicar la política y velar por el desarrollo del bien común”, aseguró el religioso.

Según informaron los organizadores de la jornada, se instalaron 49 mesas de votación, pero por inconvenientes de orden público, grupos armados impidieron que en la vereda el Sidón se realizara la jornada pedagógica. Participaron de este proceso de formación como votantes un total de 18.630 personas.

El padre Cerón indicó que el obispo Arturo Correa siempre se mostró entusiasta y comprometido con la propuesta, que llevaba como línea orientadora el pensamiento de la Iglesia católica sobre el tema de política, y las orientaciones que recientemente dio la Conferencia Episcopal sobre los próximos comicios electorales.

Finalmente, el sacerdote informó que, para tener incidencia social, el consolidado de estos resultados se publicará en un folleto, que se entregará luego a la Conferencia Episcopal de Colombia, a los candidatos al Congreso y Presidencia de la República. Además, el 1 de marzo se adelantará un foro con los candidatos a la Cámara para leerles los resultados.