esnlenfrdeitpl

Martínez Camino pronunciará la conferencia “Fe e ideologías” mañana lunes a las 12.30 de la mañana. Por la tarde, académicos de distintas universidades disertarán sobre “la Filosofía realista e ideologías”. Las conferencias tienen lugar en el salón de grados de la Facultad.

Estas terceras jornadas constituyen ya un congreso de corte académico, organizado íntegramente por estudiantes, que cuenta con personalidades de reconocido prestigio y que aborda asuntos de importancia para nuestro tiempo presente y nuestra sociedad, poniendo en el centro del debate las posiciones del catolicismo.

Estos coloquios contarán con académicos de diversas universidades, instituciones, facultades y colegios eclesiásticos. Tales son: la Universidad Complutense de Madrid; la Universidad Pontificia de Comillas; la Universidad Pontificia de Salamanca; la Universidad Rey Juan Carlos; el CEU; la Universidad Francisco de Vitoria; la Universidad Eclesiástica San Dámaso; el FIM; el EMUI; el Tribunal Supremo; el Instituto de Santo Tomás.

Conferencias

Los diferentes asistentes se reunirán en diversas mesas que tratarán las relaciones entre: la filosofía realista y las ideologías; las ideologías y la doctrina social de la Iglesia; el marxismo y el catolicismo; el catolicismo y la vida pública; los totalitarismos, las ideologías y el Estado; el liberalismo y el catolicismo; la antropología cristiana y las ideologías.

La de clausura será a cargo del profesor, Catedrático de Antropología Filosófica de la propia Facultad, Juan Bautista Fuentes que hablará sobre “Catolicismo e ideologías”.

Propósito de estas jornadas

“Un filósofo poco sospechoso de integrista cristiano, Gustavo Bueno, decía que el catolicismo no es perro muerto”, explican desde la organización: “Estas jornadas comenzaron a realizarse con un propósito claro: exponer la fe católica no como una posición intelectual más en la marea caótica de corrientes ‘intelectuales’, sino como un credo anclado en la realidad misma de las cosas, que repercute en todos los ámbitos de la vida del hombre, bien sea intelectual o moral, particular o social”.

Con estas jornadas, los estudiantes que las organizan afirman que “en cierta medida, con el desarrollo de estas actividades se ha derrumbado para mucha gente esa falsa imagen de la Iglesia o incluso de la religión como urdimbre de sombras y cadenas para la racionalidad del hombre”.

Concluyen los alumnos: “Esta es la mejor manera que hemos encontrado para servir al bien común de la sociedad en que vivimos y de la Facultad de Filosofía de la UCM, pues nuestro deber como católicos es alcanzar el fin de esta fraternidad universitaria, que no viene marcado más que por su esencia; es decir, lograr que todos estén orientados, en una búsqueda, común hacia la verdad, ese es el fin de la Universidad, y estamos trabajando por alcanzarlo”.