esnlenfrdeitpl

“El abuso sexual y los crímenes contra los niños son un gran problema en la sociedad pakistaní. Todos debemos interrogarnos sobre las raíces y las posibles soluciones. Se necesita urgentemente una fuerte señal del gobierno, que ponga fin a la impunidad.”

Son declaraciones de Michelle Chaudhry, laica católica, directora de la “Cecil & Iris Chaudhry Foundation”, una fundación de inspiración católica con sede en Lahore, que trabaja en el cuidado y educación de los niños necesitados.

En Pakistán se ha vuelto a abrir el debate sobre el fenómeno de los crímenes contra los niños después del caso de la pequeña Zainab, una niña musulmana de 7 años hallada muerta el 9 de enero en un vertedero en el distrito de Kasur (en la provincia de Punjab), tras ser repetidamente violentada y luego estrangulada. El crimen ha desencadenado una fuerte protesta pública, que desemboco en actos de violencia, y en una manifestación espontánea de luto nacional.

Michelle Chaudhry expresa “dolor, amargura e ira porque el estado no ha logrado proteger la vida de los niños” y observa con preocupación que “el fenómeno es endémico: solo en los últimos días han surgido otros cinco casos de abuso y crímenes contra niños”.

“La sociedad civil lleva años alzando su voz y pidiendo mayores esfuerzos para implementar políticas de protección infantil y sobre todo para poner fin a la impunidad”, dice. En esa misma área, - recuerda Chaudhry -, en 2015 estalló un escándalo por una banda organizada y ramificada de delincuentes involucrados en el abuso sexual de más de 200 niños, y entre ellos también había algunas personas notables, pero “después de tanto ruido no se hizo nada y los responsables permanecieron impunes: esto es inaceptable”, observa.

“Este crimen contra menores indefensos es inhumano. Es un problema social serio y concierne a niños de todas las religiones. Preguntémonos en conciencia, ante Dios: ¿qué sociedad somos? ¿Qué sociedad queremos construir si toleramos estos actos bárbaros contra los más vulnerables?”, pregunta la activista.

Y señala a la Agencia Fides: “Es urgente que el gobierno de pasos para implementar las normativas existentes sobre protección infantil, fortalecerlas y garantizar un castigo ejemplar a los culpables”, confirmando el compromiso de su Fundación y de muchas otras organizaciones de la sociedad civil para realizar una campaña de concienciación.

Además, Chaudhry pide la ratificación y el cumplimiento de las convenciones internacionales sobre la infancia por parte del estado de Pakistán y considera que es necesario “el pleno apoyo de las organizaciones internacionales para detener este trágico fenómeno en nuestro país”.