esnlenfrdeitpl
“Al día siguiente estaba allí Juan otra vez con dos de sus discípulos y fijando la vista en Jesús que pasaba, dijo: Ese es el cordero de Dios. Al oír estas palabras, los dos discípulos se fueron detrás de Jesús”. (Jn 1, 35-37)

Leer más...

En aquel tiempo proclamaba Juan: Detrás de mí viene el que puede más que yo, y yo no merezco ni agacharme para desatarle las sandalias. Yo os he bautizado con agua, pero él os bautizará con Espíritu Santo.”  (Mc 1, 7-8)

Leer más...

“María contestó: Aquí está la esclava del Señor, hágase en mí según tu palabra”. (Lc 1, 38)

La fuerza de María estuvo siempre en la gracia de Dios. No en vano ella era y es la “llena de gracia”, la Inmaculada. Pero, además, la Virgen tuvo la cualidad de dejar actuar a Dios en ella, de creer en la gracia y de dejar al Señor que obrara en ella según sus divinos planes.

Leer más...

Cualquiera que haya ido a Jerusalén, incluso si no es especialmente religioso, ha experimentado el efecto especial que produce en el visitante una ciudad tres veces santa: santa para los judíos, santa para los cristianos y santa para los musulmanes. Tan cerca están los lugares santos de estas tres religiones que la mezquita de la Roca se asienta sobre el muro de las Lamentaciones y todo, casi, bajo la sombra de la cúpula del Santo Sepulcro.

Leer más...

“Yo os he bautizado con agua, pero Él os bautizará con Espíritu Santo.”  (Mc 1, 8)

Leer más...

La visita del Papa a Myanmar y Bangladesh, que terminó el sábado, ha estado marcada por la situación de la etnia rohingya. Reprimida brutalmente en la antigua Birmania, los que se han logrado salvar atestan ahora los campos de refugiados en el ex Paquistán oriental. El hecho de que sean musulmanes quizá ha sido la causa de su expulsión de Myanmar, de mayoría budista, pero no por eso son bienvenidos en Bangladesh, de mayoría musulmana. Han criticado al Papa -curiosamente, los que le suelen defender- que no se haya atrevido a citar por su nombre a los rohingya mientras estuvo en Birmania y que aceptara el significativo cambio de protocolo saludando primero al jefe del ejército antes que al presidente o a la premio Nobel Suu Kyi. En Bangladesh se llegó a producir una concentración contra el Papa por parte de activistas de ONGs que defienden a los rohingyas. Una de las manifestantes, declaró a una agencia de noticias alemana: “Su visita no va a cambiar nada en el mundo, en mi país o en mi vida. Es como un icono que ha alcanzado el estatus de celebridad. Se mueve por el mundo no por la necesidad espiritual de las almas humanas, sino para informar al mundo de que su puesto aún existe”. Las acusaciones han sido tan duras, que el portavoz vaticano, Greg Burke, se ha permitido hacer una velada crítica a la diplomacia vaticana, afirmando que “no es infalible” y ha defendido al Pontífice afirmando que no ha perdido su “autoridad moral” y que “no se puede esperar que la gente resuelva problemas imposibles”.

Leer más...

“Velad entonces, pues no sabéis cuándo vendrá el dueño de la casa, si al atardecer, o a medianoche, o al canto del gallo, o al amanecer: no sea que venga inesperadamente y os encuentre dormidos”.  (Mc 13, 35-36)

Leer más...

“Entonces dirá el Rey a los de su derecha: Venid vosotros, benditos de mi Padre; heredad el Reino preparado para vosotros desde la creación del mundo. Porque tuve hambre y me disteis de comer...”.  (Mt 25, 32-33)

Leer más...

Este domingo va a tener lugar en Roma la primera Jornada Mundial de los Pobres. Ha sido instituida por el Papa Francisco, no sé si a imitación de las otras Jornadas Mundiales que ya existen, como la de la Familia y la de la Juventud. Cuatro mil pobres acudirán a Roma -una parte importante de ellos están ya allí porque viven allí- para participar con el Papa en la Santa Misa que se celebrará en el Vaticano y luego comer con él en el Aula Nervi o en otros comedores de la Iglesia distribuidos por toda la ciudad. Podrá discutirse si tiene sentido o no gastar dinero en aviones para llevar un pobre a Roma, en lugar de darle ese dinero para que ayudarle a salir de la pobreza. Lo que no puede discutirse es la originalidad y la oportunidad de la idea.

Leer más...

“Un hombre que se iba al extranjero llamó a sus empleados y los dejó encargados de sus bienes: a uno le dejó cinco talentos de plata, a otro dos, a otro uno; a cada cual según su capacidad. Luego se marchó...”.  (Mt 25, 14-15)

Leer más...

“El Reino de los Cielos se parecerá a diez doncellas que tomaron sus lámparas y salieron a esperar al esposo. Cinco de ellas eran necias y cinco eran sensatas. Las necias, al tomar las lámparas, se dejaron el aceite; en cambio, las sensatas, al tomar las lámparas se llevaron alcuzas de aceite con las lámparas”. (Mt 25, 1-3)

Leer más...